Activision-Blizzard cambia de sentido en GWA a medida que se acerca la sindicalización


▲Imagen: Bobby Kotick, crédito de Thomas Hawk

En una especie de cambio de sentido de su publicación anterior, Activision-Blizzard-King (ABK) ahora ha dicho que reconocerá a Game Workers Alliance (GWA), según un memorando filtrado del CEO Bobby Kotick. La GWA es un sindicato creado por empleados de garantía de calidad (QA) en Raven Software para representar los derechos de los empleados, que el gigante editorial inicialmente rechazó por completo.

El cambio repentino puede ser el resultado de la oferta de ABK para obtener la aprobación regulatoria para la adquisición pendiente de Microsoft de la compañía, que se espera que se prolongue hasta mediados de 2023. El acuerdo tiene un valor de 70 mil millones de dólares, si se concluye, y sería el más grande en la historia del juego.

Esto sigue a la declaración del presidente de Microsoft, Brad Smith, la semana pasada, en la que dijo sobre el problema sindical: «Estamos comprometidos con enfoques creativos y colaborativos con los sindicatos cuando los empleados quieran ejercer sus derechos y que a Microsoft se le presente una propuesta específica de sindicalización».

Un paso positivo

Esto fue confirmado en un correo electrónico compartido por Dexerto en Twitter, abordado por «Bobby», que es casi seguro Bobby Kotick, el asediado jefe de los creadores de Call of Duty. De cualquier manera, la noticia es un paso positivo para un grupo de empleados que ha luchado durante mucho tiempo por sus derechos y también puede actuar como un momento decisivo, animando a otros a tomar medidas similares.

▲ El memorando enviado al personal de ABK

Como se mencionó, hace solo unas semanas, ABK desestimó el caso de GWA y afirmó que «creen que una decisión importante que afectaría a todo el estudio de Raven Software, que cuenta con aproximadamente 350 personas, no debería ser tomada por 19 empleados de Raven». Esto siguió a una declaración en diciembre en la que los empleados calificaron las condiciones de trabajo como insostenibles y acusaron a ABK de «romper la confianza» entre la empresa y sus empleados.

Muchos especularán que este movimiento proviene de Microsoft más que de ABK debido al tono que las dos compañías han tomado en respuesta al escándalo en curso, pero eso solo puede ser positivo ya que la compañía asumirá el control total de ABK en los próximos doce meses. Del mismo modo, este es solo el comienzo de las negociaciones, con lo que probablemente sea un camino largo y difícil por delante de la GWA si quiere lograr sus objetivos.

Artículos Recientes

Post Relacionados

Leave A Reply

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí